Es un equipo sanitario con forma de depósito fabricado en material cerámico. Su función es almacenar agua para suministrar al inodoro descargas totales o parciales. Debe estar equipado con un mecanismo descargador, que permite disponer del agua cuando sea necesario. También debe contar con un sistema de flotador para detectar el nivel de agua y rellenarse de forma automática cuando se requiera.

Para la instalación necesita una toma de agua y un desagüe. El método más habitual consiste en colocar la cisterna directamente sobre la parte trasera del inodoro, de forma que desagua en él sin necesidad de tubería. El otro procedimiento implica colgarla en la pared, a cierta altura sobre el WC. Este sistema se utiliza cuando se instala una cisterna universal y su desagüe debe estar unido al inodoro mediante una cañería.

Cisterna