Es una herramienta de pequeño formato que se utiliza en la instalación de frisos machihembrados. En un extremo cuenta con un imán al que se adhieren las grapas y los clavos sin necesidad de sujetarlos con la mano. Para ello, dispone de un muelle que facilita el impulso.

Una vez colocada la ficha de unión en el friso, permite introducir la grapa o el clavo sin riesgo para las manos. Tras situar uno de estos dos elementos en el imán, se coloca la punta sobre la ficha de unión. Después, se golpea el otro extremo con un martillo para insertarlo. Aunque su uso es recomendado para frisos, también puede utilizarse en la instalación de suelos machihembrados.

Clavador magnético