Consiste en introducir un objeto puntiagudo en el interior de un cuerpo sólido, por lo general a golpe de martillo.

Es útil cuando se quiere fijar, encajar o unir dos piezas. Tiene otras aplicaciones, como colgar objetos, hacer agujeros, unir paneles aislantes y placas de yeso o fijar cables a una superficie.

Clavar