Accesorio cuya espiga es estriada para que, al penetrar en la madera de un soporte, sea más difícil de extraer. Esto favorece la estabilidad de la placa en días de viento. Su cabeza es de plástico reforzado de colores variados para que no resalte y toda la superficie permanezca con el mismo tono.

Se utiliza para la fijación de placas de cubierta a un soporte de madera. Es necesario golpearlo con un martillo para sujetarlo a la superficie.

Clavo para cubierta