Es un aparato eléctrico que realiza el proceso de desinfección del agua con sal, cloruro sódico, a través de un proceso llamado electrólisis. De esta forma aporta un nivel correcto de cloro libre. Es un sustituto natural de los tratamientos químicos de agua más tradicionales como puede ser el cloro.

El clorador está compuesto por una panel de control o centralita, una célula encargada de realizar la electrólisis, y un circuito de tuberías por la que circula el agua. Lo ideal es combinarlo con un regulador de pH para realizar el tratamiento completo.

Es una manera de ahorrar en el mantenimiento y cuidar tu piscina de manera eficiente y sostenible, aunque el coste inicial es superior. 

Clorador salino