Acción de añadir cloro a un líquido, como el agua. Por ejemplo, se trata con este producto el agua de un depósito para hacerla potable. O se pone cloro en el agua de la piscina para evitar que se corrompa y cree microalgas que la enturbien.

El cloro en forma líquida se usa para el agua destinada a consumo humano. En forma de pastillas o granulado, es válido para el mantenimiento de la piscina. Las pastillas se colocan en el cesto del skimmer o en un dosificador flotante dentro del agua para que se disuelvan lentamente. El granulado se disuelve en agua y se añade a la piscina, mejor al final del día, cuando hayan acabado los baños. Este tipo de cloro puede ser rápido, de efecto inmediato para recuperar un agua deteriorada, o lento, para el mantenimiento a largo plazo.

Clorar