Elemento de la instalación de un equipo doméstico de ósmosis. Está compuesto por una membrana antirretorno de acero inoxidable dentro de una carcasa fabricada en polietileno con forma de codo. Consta de una entrada roscada de 1/8 de pulgada, que se conecta directamente a la membrana, y una salida de conexión fácil de 1/4 de pulgada, que va en dirección al grifo de agua purificada.

Se encarga de evitar que el agua vuelva a la membrana y al depósito una vez osmotizada. Es muy importante controlar la presión de entrada a esta válvula. Debe encontrarse entre 2,5 y 6 bares de presión, ya que de no ser así podría no funcionar correctamente.

Codo antirretorno para ósmosis