Es un adhesivo hecho con una base de caucho que está introducido en un bote cilíndrico metálico con tapón de fácil extracción y contiene un pulverizador para echar la cola. Pega una gran cantidad de materiales, como cuero, metal, madera, fibra de vidrio o plástico, aunque no es apto para algunos tipos como el polipropileno, el polietileno y el PTFE.

Sirve para aplicar de forma fácil y rápida el adhesivo sobre la superficie. Es útil para espacios grandes, con distintos niveles o recovecos de difícil acceso en los que es complicada la aplicación con brocha. Para su uso se debe agitar el envase y pulverizar respetando una distancia recomendada de entre 20-25 cm y dejando unos segundos para que las piezas queden bien adheridas. Se debe tener en cuenta que la resistencia máxima la alcanza al cabo de unas horas.

Cola de contacto en spray