Es un tinte fluido compuesto de agua, alcohol y colorantes. Al contener pigmentos de color, no altera el veteado de la madera y tiene un gran poder de penetración.

Está recomendado para teñir maderas que no tengan mucha concentración de resinas, como el pino, por lo que su resultado es más homogéneo. Puede aplicarse con brocha o pistola, deja ver la veta de la madera y para la impermeabilización se aconseja un acabado con barniz.

Colorante para madera