Combustible líquido que se obtiene a partir del queroseno, que es una sustancia que procede del petróleo mediante varios procesos de refinamiento. Es recomendable utilizar una bomba manual o a pilas para su trasvase desde el envase hasta el depósito de la estufa de destino.

Existen dos tipos: parafina e isoparafina. Por un lado, la parafina es sometida a varios procesos para reducir los agentes aromáticos y el azufre existentes en el queroseno, de modo que huele menos y quema mejor. Por otro lado, la isoparafina es más pura y se produce a partir del gas, de forma que se consigue un combustible inodoro que desgasta y ensucia mínimamente la estufa.

Combustible de parafina