Es un útil fabricado en metal o plástico que consiste en dos varillas unidas con una bisagra, que sirve para variar su amplitud. En su parte superior tiene un soporte para poder girarlo. Una de las varillas acaba en punta, que es sobre la que se pivota, y la otra está provista de un soporte para colocar lápices o bolígrafos para trazar.

Se usa tanto para dibujar circunferencias o tramos de ellas como para medir o transportar una medida. Para utilizarlo, se clava la varilla acabada en punta en la superficie que desea marcarse y, una vez ajustada la abertura deseada, se gira apoyando el lápiz.

Compás con portalápices