Es una máquina que dispone de una estructura de metal, un depósito y un motor protegido por una carcasa plástica. Su peso y su tamaño son menores que los de los domésticos, lo que facilita su transporte. En el caso de ser autolubricado, prácticamente no necesita mantenimiento.

Permite generar pequeñas cantidades de aire. Se destina a inflar balones, ruedas y pequeños accesorios. No se recomienda para el uso de herramientas neumáticas dado su poco caudal de aire.

Compresor portátil