Es un material que se obtiene mediante el encolado de chapas de madera de modo perpendicular, unas a la contra de las otras. El número de chapas es impar para que el tablero resultante tenga una mejor estabilidad. Tiene alta resistencia a la carga, es liso y uniforme.

Está indicado para la realización de muebles de interior y de manualidades. Para uso exterior se indica el tablero marino o fenólico, que tiene una gran resistencia a la humedad, por lo que es apto para los ambientes más hostiles. Con la adecuada imprimación, admite pintura o laca. Para su corte sirve una sierra de calar o una sierra circular de mano.

Contrachapado