Es un dispositivo con una terminación en rosca macho de 3/4 de pulgada, tanto de entrada como de salida. Se enrosca directamente en el orificio de salida de la bomba de superficie. En la parte superior se le conecta la manguera de impulsión de agua.

Sirve para regular el flujo de agua, de ahí que también se le llame interruptor automático de flujo. Cuando se abre un grifo, detecta que se ha producido una caída de presión y envía una señal de activación a la bomba para que se ponga en marcha. También remite una señal de apagado de la bomba cuando la presión se estabiliza, es decir, cuando se cierra el grifo.

Control automático para bomba