Es un mecanismo de apertura que permite la entrada controlada a cualquier estancia o recinto sin necesidad de llaves. No tiene que estar conectada a la red de internet o PC.

Por lo general, se instala en comunidades de propietarios o recintos donde hay un paso considerable de personas y no tenga que haber un control exhaustivo de los sujetos que entran o salen. Los aparatos instalados, pueden ser de teclado, tarjeta, o biométricos y se pueden crear hasta 2000 usuarios.

Se pueden instalar tanto en interior como en exterior, la carcasa que lo recubre es antivandálica fabricada en acero.

Control autónomo de acceso