Es una herramienta de mano con forma de tijera y fabricada en acero. Está compuesta de dos piezas unidas por un tornillo en el centro. La parte delantera es puntiaguda y contiene el filo de corte, que es liso o dentado para evitar un deslizamiento no deseado. En la zona posterior se encuentra la agarradera de metal o con fundas de goma para asegurar la sujeción.

Se utiliza en superficies de metal, plástico, cuero o cartón, entre otros materiales. En función de su capacidad, sirve para seccionar metales de diferentes espesores. Según el tipo de corte, es recta, de izquierda o de derecha. Para su manejo, se introduce la placa sobre la que desea trabajarse entre las dos puntas delanteras. A continuación, se ejerce presión en la parte posterior y se va generando la incisión al repetir el movimiento.

Cortachapas