Son unas piezas de tela que se colocan en barras o rieles, cubriendo una ventana o una puerta o separando ambientes. De colores lisos, con diferentes diseños o con texturas, están confeccionadas con ollaos, trabillas, lazos, pinzas o frunces y fabricadas con materiales como lino, algodón, gasa o poliéster, entre otros. 

Ofrecen diferentes medidas y pueden ser opacas, semiopacas o translúcidas para utilizarse como complemento decorativo o para preservar la intimidad en estancias infantiles. También cumplen otras funciones, como limitar el paso de la luz a través del tejido o mantener una temperatura agradable en la habitación.

Cortinas y visillos infantiles