Son unas sales compuestas por fosfatos y sílice. Se colocan dentro del filtro del descalcificador de una caldera o de un calentador.

Se van disolviendo conforme pasa el agua, de modo que crean una película en el interior de la instalación. Evitan la corrosión de las tuberías y, al ser antincrustantes, las protegen contra la cal.

Cristales de silicofosfatos