Elemento metálico que se utiliza para componer un andamio tradicional. Consta de dos barras unidas en su parte central por un remache móvil, de modo que adquieren forma de tijera. Mide 2 o 3 metros en función de la longitud de la plataforma.

Su función es dar estabilidad a toda la estructura del andamio y se coloca en uno de sus laterales. Puede instalarse una cruceta a cada lado del andamio o puede fijarse en solo uno de los costados si en el otro se ponen una o dos alargaderas.

Cruceta de andamio