Es una imagen impresa en una superficie de cristal de 12 mm de espesor. El motivo se imprime por la parte trasera y es sellado para que no se deteriore. Esta técnica es resistente al paso del tiempo ya que se adhiere bien. Cuenta con un colgador para colocarlo en una alcayata.

Es apropiado para decoraciones donde no se desea cargar la estancia debido a la ausencia de marco y la ligereza del material. Es apto para ubicarse en baños y cocinas porque la humedad no afecta a la imagen. Se presenta con varios tamaños y diseños.

Cuadro de cristal