Es una herramienta formada por un mango de madera o resina que tiene en uno de sus extremos un cabezal de acero con tres púas. El tamaño varía en función del espacio al que se destine.

Se utiliza en el huerto y el jardín para escarbar, airear el suelo y extraer raíces y malas hierbas. Las púas penetran en la superficie del terreno y ayudan a romper los terrones y mullir la tierra. También airea el terreno, de modo que facilita su oxigenación y permite que penetren de forma más homogénea el agua de riego y los fertilizantes y tratamientos.

Cultivador