Consiste en quitar capas de pintura antigua, óxido o desperfectos de una superficie. Se lleva a cabo en trabajos de restauración de muebles con varias capas de pintura o que esta esté suelta por zonas.

Hay diferentes maneras de decapar. La más sencilla es lijar la superficie hasta la retirada total de la pintura, usando una lijadora manual o eléctrica y adaptando el grosor del grano a la dureza de la base.

Existen también decapadores eléctricos, que expulsan aire caliente que ablandan la pintura y facilitan su eliminación con una espátula. Se debe tener cuidado y no insistir en el mismo punto durante un tiempo prolongado, por el peligro de quemar la superficie. Por último, el decapante químico es un gel que en contacto con la pintura la ablanda, la arruga y la separa de la base, siendo este el momento de retirar los restos con la espátula.

Decapar