Recipiente de forma rectangular de plástico denso, de modo que su peso no se incrementa innecesariamente cuando está lleno, a la vez que ofrece seguridad en el almacenaje. El color de su superficie permite apreciar su contenido. Dispone de una anilla en la parte delantera que permite conectar hasta cinco bidones en línea recta o en L.

Sirve para almacenar gasoil de forma preventiva y es útil en zonas agrarias o poco urbanizadas. En la parte superior cuenta con cuatro tapones, de los que tres son para repostar o hacer trasvase y uno es para asegurar la salida total de gases tóxicos. Existen dos tipos, el simple, que debe estar dentro de un envase de recuperación para evitar pérdidas, y el de doble capa, que ya tiene insertado su propio envase doble para el mismo fin. Está homologado por la ley ITC-IP03 y por la UNE EN-13341.

Depósito de gasoil