Es un recipiente que está fabricado en plástico, aluminio o metal que incluye una tapadera y va enroscado a la pistola de pintar. Contiene la pintura diluida en su interior y su capacidad varía en función del modelo. Es reutilizable.

Tras su uso, es importante eliminar los restos de pintura de su interior y limpiarlo para que la boquilla no se obstruya, de forma que pueda durar más años.

Depósito para pistola de pintar