Es la acción de tirar un objeto o superficie con fuerza al suelo. Muros, puertas o ventanas son ejemplos de elementos derribables. Para ello se usan herramientas de mano como mazos, almádenas o picos, eléctricas como martillos neumáticos o gran maquinaria como retroexcavadoras o bolas de demolición.

Para derribar un muro es importante empezar siempre por la parte superior y, de tenerlos, retirar los azulejos para evitar accidentes por caída de escombro.

Derribar