Es la acción de extraer algún tipo de residuo o suciedad del lugar en el que se han atascado. Se da el caso, cuando una tubería o cañería no deja que el agua fluya libremente y se ve afectado su uso habitual.

Existen diversas formas según la zona a trabajar y la gravedad del problema ocasionado. Puede ser manualmente, usando herramientas adecuadas para cada ocasión, como son los chupacharcos, el muelle desatascador, limpiatuberías y otros, siendo su función romper o absorber la suciedad que atora el conducto. Otra opción son los productos químicos, que por su agresividad disuelven y hacen desaparecer el foco del problema. En este caso, es aconsejable no abusar de su uso, ya que pueden dañar el material con el que están en contacto.

Desatascar