Es un producto químico antiadherente que actúa como limpiador. Evita que el hormigón o el mortero se fijen sobre todo tipo de encofrados, como acero, plástico o madera, sin alterar su aspecto. No es tóxico ni ataca a los moldes metálicos que forman parte de los encofrados.

Se aplica con brocha, rodillo o pistola en encofrados, hormigón prefabricado y hormigón arquitectónico. Ofrece gran rendimiento y penetración tanto en hormigón como en madera y prolonga la vida del encofrado, ya que no ataca a sus materiales.

Desencofrante para hormigón