Es la acción de eliminar los restos acumulados por la combustión en chimeneas y estufas. Consiste en desincrustar el hollín depositado en las paredes interiores y en los conductos de extracción de humos. Se realiza mediante un proceso mecánico,introduciendo unas escobillas u otros mecanismos que rascan las superficies donde se acumula la suciedad. Este cae por gravedad y después se recoge y se retira.

También puede llevarse a cabo un proceso químico al introducir troncos, pastillas o bolsas deshollinadoras que, tras ser encendidas, deshacen el hollín acumulado en los conductos, de modo que se une a los gases de extracción. Al deshollinar se consigue una mejor circulación de los gases y residuos, se facilita la combustión y se evita la posibilidad de incendios por depósitos acumulados que se puedan inflamar.

Deshollinar