Consiste en la limpieza de incrustaciones en algún objeto o superficie. Las incrustaciones suelen darse en superficies porosas o absorbentes como el cemento, pero también en suelos, baldosas de piscina, tuberías o ladrillos.

El proceso de desincrustar se lleva a cabo con ayuda de productos como acetonas o limpiadores químicos y con herramientas como rasquetas o esponjas. Tan solo se debe aplicar el producto sobre la incrustación y frotar hasta que desaparezca y quede totalmente limpia la superficie.

Desincrustar