Es una herramienta que hace las funciones de atornillar y destornillar, es decir, apretar y aflojar tornillos. El destornillador es una herramienta indispensable en cualquier hogar, está dividido en dos partes, la boca y el mango. Los manuales tienen boca o punta, parte final de la barra metálica. Esta parte final tiene distintos acabados según el tipo de tornillo que se quiera atornillar o desatornillar. La punta del destornillador debe ser de la misma medida y forma que el tornillo. Estos son los destornilladores más comunes:

  • Destornillador plano. Especial para cabezas de tornillos divididas en dos.
  • Destornillador estrella. Para tornillos con cabezas en forma de cruz.
  • Destornillador de precisión. Ideal para tornillos muy pequeños.
  • Destornillador multipuntas. Es una destornillador con diferentes puntas para destornillar diferentes tornillos.

El mango debe adaptarse a la mano para que la tarea sea lo menos pesada posible. Los mangos más cómodos son los compuestos por elastómero y plástico. Los redondeados se adaptan mejor al empuñarlos y los que tienen forma de T permiten hacer más fuerza.

Los eléctricos llevan un motor normalmente en el mango y van provistos de diferentes puntas. Facilitan el trabajo por su facilidad de uso.

Destornillador