Es una herramienta, fabricada con elementos en plástico y metal, con un motor en su interior. Su forma es similar a la de los taladros. En uno de sus extremos va provisto de una punta regulable, y en el extremo opuesto de un gatillo para accionarlo y un mango. Bajo este, se inserta una batería que lo provee de corriente ya que funciona sin cables conectados a la red eléctrica.

Se utiliza para apretar o aflojar tornillos y otros elementos. Su uso es muy común en el campo de la carpintería, para la fabricación de muebles.

Para usarlo deben regularse los números del cabezal, de esta forma la herramienta no gira sobre sí misma y se evita la torsión de la muñeca.

También se puede utilizar como taladro, colocando el atornillador en posición de broca.

Destornillador-atornillador sin cable