Es la acción de arrancar las malas hierbas del jardín, de un cultivo o sembrado. Cuando provienen de macetas o jardineras se arrancan manualmente, intentando retirar también las raíces para evitar que se reproduzcan. Al limpiar las del jardín usa un rastrillo o azada. 

El proceso se hace con la tierra húmeda. Hay que profundizar para extraer las raíces y los rizomas, siendo posible utilizar un pulverizador con un herbicida total para secar las plantas y arrancarlas más fácilmente. Esta tarea se debe realizar de forma periódica para evitar que las hierbas indeseables prosperen y absorban el agua de riego y los nutrientes del cultivo.

Desyerbar