Es un producto en estado líquido que se distribuye en forma de espray. No es inflamable ni contiene sustancias tóxicas, por lo que se utiliza tanto en construcción como en el hogar.

Sirve para localizar salidas accidentales de fluidos. Se emplea en instalaciones, como circuitos de aire comprimido y gas, neumáticos, mangueras, grifería e instalación de gases. Para su aplicación, debe agitarse y rociarse sobre la superficie deseada. Al esparcir la espuma por la unión, hay que esperar unos segundos. Si se presenta un burbujeo continuo, es señal de fuga.

Detector de fugas