Es un aparato eléctrico que se instala como complemento al circuito de iluminación, a un sistema de detección y alarma, a un extractor de cocina o baño o a un zumbador sonoro para avisos. Su función es detectar la presencia o el movimiento de personas u objetos que se muevan en un radio de entre 6 y 8 metros desde su ubicación, en un ángulo comprendido entre 120° y 180°.

Existen varios tipos según su sistema de funcionamiento interno, que puede ser de infrarrojos, volumétrico o por ultrasonidos. Debido a su formato y a su modo de instalación, es apto para exteriores y para interiores. También puede ser empotrable en falso techo.

Detector de movimiento