Es un dispositivo que permite restablecer la luz, de forma automática, cuando el diferencial salta por alguna incidencia transitoria. Es un elemento útil dentro de la instalación eléctrica. Existen distintos tipos de diferenciales, de 2 y de 4 polos o los que tienen un motor inteligente de reconexión. Este último rearma el interruptor diferencial de forma automática, por lo que su función es más importante al proteger la instalación eléctrica.

Cuando se va la luz y salta el diferencial, este hace 3 intentos de rearme, normalmente a intervalos de tiempo de 3 segundos desde el corte, después a los 20 segundos y otro a los 180 segundos. Si después de los tres intentos no consigue rearmar el diferencial, se considera que hay un problema eléctrico y no vuelve a intentarlo.

Se instala muy fácilmente, como cualquier otro diferencial del cuadro de luces, en carril. Entre el motor y el diferencial no necesita ninguna otra conexión. El diferencial rearmable lleva un sistema de bloqueo con el que puedes elegir el funcionamiento de modo manual o automático, tiene un interruptor frontal on/off con bloqueo del equipo y un botón de reset del contador de intentos.

Diferencial rearmable