Es un accesorio de baño que está compuesto por un recipiente y un embolo, cuya función es contener jabón de manos o en ocasiones, algún tipo de crema, para mantener la higiene personal. Los materiales que se utilizan para fabricarlos son diversos, pero los más habituales son metales, piedras naturales, maderas, cerámica y plásticos. El embolo suele fabricarse en acero inoxidable, metales cromados o plástico. Basta con presionarlo para que expulse el contenido sobre la mano.

Puedes encontrarlos de dos tipos, los que se colocan anclados a la pared y los que se ponen encima del mueble del lavabo o lavamanos. En ambos casos, la función es la misma, dosificar jabón o crema, pero también sirven como elemento decorativo.

Dosificador