Es un complemento para la soldadura que consiste en una varilla de metal recubierta de óxido de titanio, rutilo, que es el material que se funde y se aporta en la pieza a soldar. La parte más estrecha se fija a la pinza portaelectrodos. Se fabrica en diferentes grosores en función del grosor de la chapa que quiere soldarse.

Se utiliza para puntear y soldar piezas de metal. Con este electrodo, el arco ceba con mucha facilidad y, si es necesario, puede doblarse y no se rompe el recubrimiento.

Electrodo de rutilo