Es un aparato destinado a la rehabilitación y al entrenamiento muscular. Está formado por una consola principal y dos o más electrodos adhesivos reutilizables. La consola se encarga de enviar impulsos eléctricos intermitentes de diferentes intensidades, en función de la función deseada, a través de los electrodos que se colocan en la piel, cerca de los músculos sobre los que se quiere trabajar. Estos impulsos hacen que los músculos se contraigan de igual forma que lo harían cuando trabajan durante un ejercicio físico.

Se utiliza en rehabilitaciones de casos en los que la lesión haya provocado una pérdida de masa muscular o en los que la movilidad se haya visto reducida. Además, es un complemento del ejercicio físico destinado a aumentar la masa muscular.

Electroestimulador muscular