Es un insecticida preventivo y curativo, que se presenta en forma granulada. Actúa por ingestión. En el caso de ser ecológico, es inocuo y seguro para niños y animales domésticos.

Se usa para erradicar caracoles, babosas y todo tipo de limacos. Permite proteger las plantaciones porque evita que sean devoradas por estos animales. Una vez comen el cebo y notan los efectos del producto, se ocultan y no se vuelven a ver. Así se evita tener que recogerlos.

Eliminador de caracoles