Es la acción de cubrir la superficie de un suelo con baldosas o losas, de modo que se consigue un área con características distintas. Se fijan con una capa fina de cemento cola, aunque se utiliza mortero para baldosas de cemento, terrazo o adoquines, entre otros, ya que su superficie de contacto con el adhesivo es absorbente. Existen diferentes materiales en función del resultado deseado, como losas cerámicas, gres porcelánico, mármol, granito, pizarra, barro o terrazo.

Para su corte se utiliza una radial, aunque en cortes rectos sobre baldosas esmaltadas es práctico utilizar un cortador manual, que raya la pieza de modo que con una ligera presión se parte por el lugar deseado. Cuando se embaldosa, se obtiene un acabado concreto, como una superficie de fácil limpieza, pavimento impermeable o superficies antideslizantes. También se logra un aspecto artístico, como árabe, andaluz, hidráulico o trencadís.

Embaldosar