Es la acción de preparar con cera una superficie para su embellecimiento y protección. Se realiza en distintas superficies, como suelos de diferentes materiales, maderas, muebles o chapa de coche, pero el proceso es el mismo.

La base debe prepararse con un lijado y una limpieza posterior. El producto se extiende con la ayuda de una muñequilla de algodón o una brocha suave y se deja secar 15 minutos. A continuación, se frota en sentido circular para pulir y sacar brillo con la ayuda de un paño de algodón que no deje pelusa o un cepillo de lustrar con cerdas naturales.

Encerar