Es la acción de airear y sanear parcelas de césped para mantenerlo sano y robusto. Mediante cuchillas se recorta a la altura justa, de modo que deja sana y libre de desperdicios toda la superficie. Esto facilita que el agua y los nutrientes lleguen de forma adecuada a la raíz y el césped crezca más tupido y fuerte. De la misma forma, se consigue reducir la aparición de musgo y mala hierba.

La herramienta usada para realizar la acción se llama escarificador y puede ser manual o eléctrico. Varía en función de la superficie que se vaya a escarificar. La época ideal para realizar esta técnica es en primavera o en otoño, aunque si la idea es resembrar el terreno, conviene hacerlo en otoño. Es recomendable que la tierra esté húmeda, pero no mojada, para llevar a cabo la tarea.

Escarificar