El polvo de escayola es un material tradicional muy utilizado en la construcción para la sujeción y colocación a nivel de las placas de escayola para hacer los falsos techos; en este caso se refuerza con trenzas de esparto. También se emplea para fijar molduras y rosetones decorativos de escayola.

La escayola en polvo además se usa como método muy fiable y resistente en la fijación de puertas de entrada monoblock, de precercos, sean metálicos o de madera, y de ventanas en block o con cercos de madera. En estos casos se emplea también con esparto.

La escayola en polvo se mezcla con agua y se remueve, de manera similar al yeso. Tiene la facultad de que endurece de manera muy rápida por lo que resulta especialmente útil en todo tipo de anclajes de interior.  En mezclas muy finas se utiliza para rematar las juntas de las molduras de escayola. Se lija fácilmente y admite todo tipo de pinturas, una vez seca.

Escayola en polvo