Es un esmalte resistente a elevadas temperaturas de hasta 350ºC compuesto con resinas especiales.

Sirve para pintar metales férricos como los de barbacoas, chimeneas, planchas de acero o conductos de gases calientes. Su acabado es negro satinado, es un esmalte duro y elástico.

Antes de aplicarlo, hay que limpiar a fondo la superficie con disolvente, y si hay zonas desconchadas usar un decapante para retirar los restos de pintura antigua, así como eliminar el óxido con un desoxidante. No necesita imprimación previa. Tan solo se aplica una capa con rodillo o brocha y se seca en unos 30 minutos. Una vez pintada, se debe esperar al menos 24 horas para poner en funcionamiento el elemento en cuestión.

Esmalte anticalórico