Esmalte a base de aceite que ofrece un acabado más brillante que otros tipos. Para su limpieza se utiliza aguarrás o un disolvente. Su secado es muy rápido, aunque con el tiempo tiende a amarillear como consecuencia del uso del disolvente.

Es resistente a la humedad y se emplea en lugares de la casa con alto tráfico, como la cocina o el baño. También se recomienda para puertas y marcos de ventanas.

Esmalte sintético