Es una superficie plana y reflectante, cuyo contorno está bordeado por un marco de grosor variable y de materiales como madera, resina o metal. Se fabrica en tamaño de medio cuerpo, cuerpo entero, hexagonal, circular, rectangular y cuadrado, de modo que permite hacer distintas composiciones en vertical, horizontal y diagonal.

Ofrece varios diseños y tonalidades, por lo que se adapta a diferentes estilos de decoración. Colocar uno o varios espejos en una estancia aporta sensación de amplitud y luminosidad, ya que refleja la luz.

Espejo decorativo