Es un deposito con agua que permite crear un pequeño hábitat natural en el jardín. Puedes tener peces, tortugas o plantas. Lo puedes encontrar prefabricado, de fácil de instalación y con un mínimo riesgo de pedida de agua. El que está fabricado en plástico rígido, tiene distintas formas naturales y diferentes profundidades. Para su instalación debes excavar un hoyo de 10 cm aproximadamente, tanto de ancho como de profundidad. Después, debes poner arena para que el estanque se asiente bien, coloca el estanque y rellena de arena todo el perímetro. Termina con unos cantos rodados y césped artificial para decorar.

Tendrás que tener en cuenta no ponerlo bajo un árbol ya que las raíces de estas podrían dañarlo. A la hora de mantenerlo, además de quitar las hojas y los residuos, utiliza productos antialgas para su limpieza.

Estanque