Las excéntricas son pequeños tubos o machones con dos roscas diferentes y con un ángulo de desviación. Se emplean en fontanería para la colocación de grifos para ducha, tanto de doble mando, como monomando o termostáticos.

Las dos roscas de las piezas son de diferente grosor. Una es más estrecha y entra en la toma hembra roscada de la entrada de agua, tanto en la fría como en la caliente. La otra es más gruesa y es la que recibe la rosca de apriete de los grifos. El ángulo desviado permite rectificar unos milímetros la separación entre las tomas, si estas no se colocaron niveladas o con la separación normalizada de 15 cm.

La rosca que entra en la toma debe llevar teflón de estanqueidad, pero no debe llevarlo la rosca que recibe la tuerca de apriete del grifo, provista ya de una junta de estanqueidad.

Excéntricas