Es un conjunto compuesto por dos útiles o herramientas de mano cuya función es extraer y alisar las juntas de estanqueidad.

Para su uso existen dos fases. En la primera, el extractor rasca sobre las juntas antiguas o dañadas con el objetivo de sanearlas. Posteriormente, y una vez echada la junta de estanqueidad, el alisador contribuye a dejar la superficie uniforme, dejando a su vez una junta plana y lisa.

Extractor alisador