Es un aparato eléctrico compuesto por un motor que, al conectarse, acciona un ventilador que succiona el aire y los malos olores. Después, los expulsa al exterior a través de un sistema de evacuación por un tubo, que mide entre 100 y 110 mm de diámetro. Se instala empotrado en superficies como la pared o la ventana.

Se utiliza para extraer los olores, la grasa y los vapores que se desprenden al cocinar y que generan humedad. Debe tener una capacidad de extracción acorde con las dimensiones de la estancia. Deben tenerse en cuenta los m³/h de expulsión del aire, ya que para un espacio de 50m³ sería suficiente con 125m³/h. El nivel sonoro no debe ser muy alto para crear un lugar confortable.

Extractor de cocina